Nuestra práctica de Due Diligence provee asistencia a nuestros clientes a tomar buenas decisiones al momento de invertir. El procedimiento de Due Diligence abarca cualquier procedimiento o pasos que se hayan adoptado a petición del cliente para proporcionar garantía con respecto a las aseveraciones hechas por terceros en los estados financieros, prospectos y otros documentos de oferta. El Due Diligence es aplicable a adquisiciones de negocios, propuestas financieras, valoraciones, o en reclamaciones por pérdida y daños en representación de los ajustadores de seguros.

Los principales objetivos del Due Diligence son:

  • Ayudar al cliente a visualizar las operaciones de una empresa;
  • Proveer información;
  • Ayudar al cliente a evaluar los riesgos de la transacción y, por ende, decidir si proceder con la transacción;
  • Ayudar al cliente a determinar el valor apropiado para cerrar una transacción; y
  • Ayudar al cliente a determinar las garantías e indemnizaciones a ser obtenidas del vendedor.

El resultado final de lo que debe ser la misión del procedimiento de Due Diligence es un informe que se adapta a las necesidades particulares del cliente.